EN  PRENSA ;


Diversos coleccionistas particulares, e institucionales como; Novartis International AG, Fundación Mutua Madrileña, AC Hotels by Marriot, Zenit Hoteles, entre otros, cuentan con obras del autor en sus colecciones.


PORTADA FUERA DE SERIE / ENTREVISTA / Miguel Ángel Gómez
PORTADA FUERA DE SERIE / ENTREVISTA / Miguel Ángel Gómez

FUERA DE SERIE / PERSONAJES / Miguel Ángel Gómez
FUERA DE SERIE / PERSONAJES / Miguel Ángel Gómez

De la obra del fotógrafo español Miguel Ángel Gómez destaca la importancia que otorga a los colores y a las formas. Creando un lenguaje visual por medio de las texturas.

En un área en la que nada es casual, existe una selección metódica de personajes u objetos que destacan indiscriminadamente dentro de sus encuadres.


Meritxell Sánchez Cid. Galerista.

Fotografiar es un oficio creativo que fabrica escenas inanimadas, pero eternamente vivas.

Considero vitales los conocimientos técnicos, tanto como la espiritualidad que hay en nuestro modo de ser. Lógica e intimidad. Fotografiar sin esos conceptos resta valor y profundidad a nuestro trabajo.


Miguel Ángel Gómez S.


M.A.G. con la cámara de 35mm ARRI 435
M.A.G. con la cámara de 35mm ARRI 435


    BIOGRAFÍA

Este camino comienza por la influencia de la cinematografía y la fotografía de los años 50.

A lo largo de aquellos años mi abuelo paterno, Victoriano Gómez, ejercía su profesión como técnico-mecánico de cámara de cine. Rodaba para estudios como Cifesa, Sevilla Films o el estudio norteamericano Samuel Bronston Productions. Compartió platós y exteriores con múltiples cineastas del momento, el más célebre fue, sin duda, Orson Welles. Aquello señaló el comienzo de una tradición en mi familia, el oficio de la imagen.

Sin embargo, fue en el jardín de casa, en 1999, donde realmente florece la inevitable intuición de observar el mundo a través de una herramienta: la cámara fotográfica.

Fue en el transcurso de una breve enfermedad cuando recibí dos valiosos regalos; una cámara Nikon Fm y una óptica. El médico aconsejó que no fuera más allá del jardín, así que decidí fotografiarlo. Presenté aquellas fotografías a un concurso local, y obtuve el tercer premio con el retrato de un macetero con flores silvestres amarillas.

Varios años después, trabajé como técnico de cámara en proyectos publicitarios, ó, "vender cualquier cosa en televisión en veinte o treinta segundos". Una experiencia que me estimuló enormemente, aprendí a observar, a hacerlo desde una perspectiva distinta. Sin embargo, no de un modo profundo.

Y así, en 2010, tomo una trascendente decisión: dejar atrás una intensa experiencia profesional -y personal-. Obtuve, desde aquél momento, la oportunidad única de encontrarme con escenarios inspiradores por todo el mundo.



Diapositiva, 1983
Diapositiva, 1983